27 de abril de 2009

Remedios para el cabello

EL PELO:













Grasas fuera de control:

Tu cuero cabelludo puede enloquecer por culpa del estrés y castigarte con un exceso o carencia de grasa, según le de. Incluso es posible que llegue a hacer las dos cosas a la vez, con lo cual una semana te quejaras de pelo graso y a la siguiente parecerás un espantapájaros.

Remedio: Cambia a un champú para pelo “normal”, es la manera de ajustar los niveles de grasa y evitar esas fluctuaciones insufribles. Si estas padeciendo una semana de sequedad extrema, prueba el nuevo tratamiento Néctar Thermique de Kérastase, pero si te chorrea la melena, nada como usar el champú y la mascarilla Regulate Ceremony de Wella (absorbe intensamente la grasa).


Fragilidad:

Las preocupaciones constantes también son fatales para nuestras glándulas capilares, que terminan por dejar de absorber los nutrientes que alimentan el cabello. Si últimamente se te abren las puntas y tu pelo parece como apagado, ya sabes por qué?.

Incluso es posible que hayas adquirido un tic nervioso y tiendas a retorcerte los mechones sin darte cuenta.

Remedio: Para empezar, procura recogerte el pelo en un moño o coleta floja, si eres de las que ha sucumbido victima del tic. Para reparar la falta de vitaminas y devolverle su fuerza habitual a tu cabello.


Color apagado:

Cuando tienes miedos o pasas muchos nervios, tu cuerpo sobrevive acumulando reservas de humedad, impidiendo que el agua llegue normalmente a ciertas zonas de nuestro organismo que, a priori, la necesitan menos. Es una de las razones por las que tu cabello se reseca tanto como estas estresada. Al final, el color también sufre y el tinte dura menos tiempo.

Remedio: Procura utilizar un tinte doméstico rico en nutrientes. Si sueles teñirte e la peluquería no olvides aplicarte una mascarilla en casa una vez a la semana. ( prueba el tratamiento hidratante intensivo Essensity de Schwarzkopf ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada